Inteligencia emocional para jóvenes


Fecha: Abril y Mayo 2017, desarrollo del programa del IAJ.

Lugar: Centros Públicos de Córdoba y provincia.

¿Esto no puede durar todo el año maestro? Con esa pregunta me recibieron ayer en Hinojosa del Duque un grupo de chavales, a los que no les importaba las 7 horas lectivas que ya llevaban encima, ni haber comido poco y rápido, ni siquiera, el hecho de pensar que pudieran estar perdiendo tiempo para hacer las tareas o estar con sus amigos.

Lo único que querían estos niños de 14 años, según sus propias palabras, es volver a disfrutar de un espacio donde podían hablar de lo que quisieran, contar sus experiencias agradables y desagradables sin miedo a ser juzgados ni etiquetados.  En definitiva, un lugar donde no solo escuchaban, sino que se sentían escuchados.

Trabajar la gestión emocional desde el aula es maravilloso, porque te permite conocer a los chicos fuera de su entorno, tal y como son, expresando sus miedos, temores y creencias como las sienten, lo que facilita mucho el trabajo y el crecimiento personal. Es verdad que es poco tiempo, que sería mucho mejor participar en los entornos familiares y actuar también con el profesorado. Eso sería lo ideal.

Pero eso no quita, que sea «un regalo» cada vez que uno tiene la posibilidad de trabajar con adolescentes, ya que tienen una capacidad brutal de adaptación, participación y percepción de lo que les gusta y lo que aborrecen. Es verdad que también son explosivos, vitales y que no paran, pero ¡¡quién tuviera su edad!!, por tanto, a partir de sus fortalezas, ellos mismos te van abriendo un abanico enorme de caminos por explorar.

Me ha llamado la atención un capítulo de este programa. Es el de los miedos. En la mayoría de los centros lo hemos tratado, con mayor o menor intensidad, haciéndoles ver las diferentes formas de actuar frente al mismo y los resultados que obtenemos, así como las consecuencias para nuestra vida diaria. Al final terminamos con una dinámica para «despedir» esos miedos y ganar en seguridad. Pero lejos de mencionar a la oscuridad, las arañas, o cualquier otra cosa, la mayoría de estos jóvenes han ido por otro sitio: miedo al fracaso, miedo a decepcionar a mis padres, miedo a no hacer las cosas bien…

Qué importante es el lenguaje que usamos con nuestros hijos y las expectativas que tenemos depositadas en ellos ¿verdad?

En un taller de 4 horas podemos trabajar y hablar mucho sobre el concepto de fracaso, hacer dinámicas sobre mejora de autoestima y confianza, pero una sola palabra de tus padres al llegar a casa puede tirar por la borda lo poco de provecho que hayas sacado en este taller.

Agradecer al Instituto Andaluz de la Juventud por la puesta en marcha de este programa, a todos los Centros de la provincia por la amabilidad con la que nos han tratado y sobre todo a mis niñ@s por lo grandes que sois.

Nosotros por nuestra parte, seguimos nuestro camino, sintiendo aún el calor de los abrazos y con la sensación de haber recibido mucho más de lo que dimos.


¿Te gustaría hacer alguno de nuestros talleres en tu Entidad o Asociación? Contacta AHORA con nosotros y te enviaremos presupuesto sin compromiso.

Por email: alexcalvache@coeducare.com

Por teléfono: 678670258

O a través de nuestro formulario en la web.

 

Si te parece interesante esta entrada, compártela con tus amigos.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, como Google Analytics, que sirven para realizar un seguimiento de las interacciones de los usuarios en el sitio web y la actividad general de la misma. Si usted continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información en nuestra política de cookies

CERRAR